Dicen que es mejor prevenir que curar. Prestá atención a estos errores que cometen muchas empresas al momento de contratar una agencia de traducción, ya que, evitándolos, se pueden lograr mejores resultados.

cinco-errores-de-las-empresas-al-contratar-traductor-agencia-de-traduccion-jpg-min

  1. Buscar la tarifa más baja y después correr a buscar un buen traductor que corrija la traducción o, en la mayoría de los casos, la haga de nuevo

Uno de los primeros factores que tiene en cuenta el cliente al contratar a un traductor o una agencia de traducción es la tarifa. Es entendible y todos lo hacemos. Sin embargo, al elegir la tarifa más baja, ¿es razonable esperar obtener la más alta calidad en los plazos más acotados? Difícilmente se dé así. A la hora de contratar los servicios de una empresa de traducción, la tarifa es un factor importante, pero claramente no debe ser el único a ponderar. Es esencial constatar si el traductor o la agencia tienen experiencia con clientes similares y si son recomendados por nuestros colegas o poseen referencias confiables y verificables. En los servicios profesionales, la experiencia cuenta, y mucho.

  1. Dejar la traducción para último momento

Suele suceder que el cliente que desconoce la labor del traductor no sabe cuánto tiempo le llevará al profesional llevar a cabo la traducción (y legalizarla, si fuera necesario). Lo más grave es que esto también sucede con muchos clientes que contratan asiduamente servicios de traducción y prevén muy poco tiempo para la traducción. En ocasiones, dedican muchísimo tiempo a redactar el documento original que deberá ser traducido y conceden un plazo limitadísimo al traductor para producir el documento que en última instancia será el que leerá el interesado.

Si bien las empresas de traducción tenemos experiencia en gestionar proyectos dentro de plazos de suma urgencia, es mucho más aconsejable poder contar con mejores plazos.

  1. No dar al traductor todo el material de referencia que pueda ayudarle

No hay una única forma de traducir un término, pero muchas veces conocemos las preferencias de cada cliente o, si ya existen documentos previos en un proyecto determinado, es aconsejable contar con ese material para poder respetar la terminología y mantener la uniformidad. Solemos pedirle al cliente este material y a veces lo mandan, otras no, otras veces lo mandan tarde, cuando ya se ha adelantado mucho en la traducción y se pierde valioso tiempo debiendo revisar la traducción y corregirla para seguir la línea del material de referencia recibido. Sería mucho más eficiente si el cliente lo proveyera al comienzo del proyecto directamente al traductor, evitando demoras y acelerando los tiempos de finalización de la tarea encomendada.

  1. Guiarse por recomendaciones de gente que no son usuarios frecuentes de traducciones

A pesar de la responsabilidad que conlleva hacerlo, a todos nos gusta recomendar. Cuando alguien pide recomendaciones, sobre todo en redes sociales, suelen llover sugerencias. Pero, ¿cómo sabemos qué referencia tomar?

Muchas veces, la gente recomienda a un profesional no porque realmente le conste que es bueno, e incluso en ocasiones nunca siquiera ha contratado sus servicios, sino porque es un amigo, un conocido, un familiar, o una persona a quien quieren ayudar y la recomiendan para que consiga trabajo.

Es muy importante asegurarse de que quienes te recomiendan a un traductor o a una agencia de traducción, hayan trabajado con él o ella y puedan dar testimonio de su idoneidad y de la calidad de su trabajo.

  1. Olvidar confirmar si la tarifa es final o si hay “costos adicionales”

Muchas veces, el número que el traductor ofrece por palabra de traducción es un dato incompleto. Y comparar tarifas sin verificar un poco más allá puede llevarnos a sorpresas indeseadas al momento de la facturación del servicio.

Recomendamos al cliente siempre verificar si el traductor cobra por palabra del original o de la traducción (según los idiomas de que se trate, una versión tendrá seguramente más texto que la otra), si cobra adicionales por urgencia, por trabajo durante fines de semana, por complejidad, por revisión, edición, formato, corrección, si es valor final o debo adicionar IVA. En resumen, es importante tener una idea lo más acabada posible de cuánto le va a costar el trabajo al cliente y de todas las prestaciones que esa tarifa incluye.


THE TR COMPANY S.A. es una agencia de traducción que tiene como objetivo, desde hace 20 años, brindar un servicio integral con atención permanente en cada una de las etapas del proceso.

¿Cuál es nuestro valor agregado?

  • Respuesta inmediata a tus consultas
  • Cotización en el día
  • Atención permanente todos los días de la semana, todo el año
  • 20 años de experiencia en el mercado
  • Prestigiosa cartera de clientes en Argentina y el mundo
  • Equipo de traductores expertos
  • Estricto proceso de selección de traductores
  • No cobramos recargos por urgencia ni por complejidad
  • Certificaciones y legalizaciones
  • Garantía de calidad
  • Prueba sin cargo
  • Procesos administrativos rápidos y sencillos

¡Contactanos y te responderemos al instante!

Please wait...

Tal vez te puede interesar: