No conozco mucho acerca de Deepak Chopra, y debo admitir que tenía ciertos prejuicios (y quizás aún los tengo). No obstante, mientras leía un libro, me topé con una frase interesante, presuntamente de su autoría: “sin descontento, no hay creatividad”. Creo que esta frase alberga una gran verdad, especialmente en un momento en el que la mayoría de los países del mundo atraviesan crisis económicas.

Cuando todo marcha bien, solemos relajarnos y disfrutar de la calma, y es normal que así sea. El punto es que los negocios nos exigen que constantemente repensemos lo que hacemos y cómo lo hacemos, porque las condiciones de mercado cambian todo el tiempo, como también cambian las preferencias de las personas, y las fórmulas que hasta hoy nos resultaban eficaces pueden, de un día para el otro, dejar de darnos buenos resultados. Si seguimos de cerca el desarrollo de nuestro negocio, es probable que advirtamos tempranamente estos cambios. Sin embargo, en ocasiones, pueden tomarnos por sorpresa.

No es bueno estar tan conformes con los logros obtenidos y con nuestro éxito actual que nos impida seguir intentando mejorar.

Los cumplidos son bienvenidos, pero…

En The TR Company, celebramos nuestros logros y nos enorgullecemos con cada uno de los comentarios positivos que recibimos de nuestros clientes y cada vez que nos recomiendan, nos demuestran cuánto valoran nuestro trabajo. Pero también prestamos especial atención a los pequeños detalles y a los errores que cometemos para seguir intentando mejorar continuamente.

Además, mantenemos una comunicación fluida con nuestros clientes y proveedores para asegurarnos de que todo esté bien y para recordarles que estamos felices de poder ayudarlos siempre que nos necesiten.