Durante febrero y marzo seleccionamos traductores y traductoras para incorporar al equipo interno de The TR Company.  Los procesos de elección de personal siempre (me) dejan muchas reflexiones, enseñanzas, descubrimientos que esta vez, tuve ganas de compartir con ustedes.

Por Cynthia Farber*

reflexiones-posteriores-a-la-seleccion-de-personal-en-una-agencia-de-traduccion-jpg-min

Lo voy a hacer de forma un poco desprolija y desordenada para respetar el orden en que van apareciendo las ideas y las experiencias en mi memoria. Seguramente por algo recuerdo algunas antes que otras.

  1. Busco traductor. Veterinarios no, gracias.

Lo primero que me viene a la mente es que si estoy buscando traductores y traductoras no termino de entender por qué me envía su C.V. una médica psiquiatra. Claro que entiendo la necesidad de encontrar un empleo pero ¿realmente esa persona cree que va a servir de algo enviar su C.V. a cualquier lado indiscriminadamente?

  1. Traductores de pocas palabras.

También pienso en las colegas que me han enviado sus C.V. en un email en blanco, sin texto, sin saludo, sin firma. Entiendo también que tengo los datos del remitente, también sus datos estarán en el documento, pero me pregunto: si fueras a darle tu CV en mano a una persona, ¿se lo darías sin decir nada, te darías vuelta y te irías? ¿o al menos lo saludarías, le dirías qué le estás dando, por qué, y le agradecerías su tiempo y su atención? A veces en el mundo digital nos comportamos de una forma que jamás haríamos en persona.

  1. The devil is in the details.

Luego recuerdo casos en que me han escrito emails con errores de ortografía o, incluso, escribiendo mal mi nombre. Esto lo hablamos en algunos foros y grupos de redes sociales. Hay distintas opiniones acerca de la relevancia de esto y cuál debería ser su impacto. Yo, personalmente, no tengo duda al respecto. Opino que si busco a un profesional que trabaja con el idioma y de quien espero rigurosidad y atención al detalle, no es el perfil de alguien que va a dirigirse a mí y escribir mal mi nombre. Me han comentado que mi nombre es complicado (¿?); okay, tiene una y griega y una hache pero para un traductor de inglés, eso no debería ser complicado, en todo caso, si lo es, ¿no estoy dando el mismo mensaje de un profesional descuidado o desatento? Todo esto, más allá del efecto poco estratégico e impacto psicológico de encima errar en el nombre propio del potencial empleador… ¿no?

  1. Definí “especialista”.

Algo similar me sucedió con algunas personas que se postularon para el cargo de IT Specialist y sus CVs se veían desprolijos, con los márgenes mal tabulados, con tipos de letra que al hacer el PDF se convirtieron en chirimbolos, con textos alineados sin coherencia (algunos justificados, otros no).  ¿No debería un IT Specialist poder manejar las herramientas básicas de Word para entregar un CV bien diagramado, o esto se considerará simplemente trabajo de diseño y estética?

  1. Respetemos las reglas.

Otra cuestión a tener en cuenta, y que vimos mucho, fueron C.V. que nos llegaron sin ningún tipo de referencia al puesto para el cual se postulaban, a pesar de que uno de los requisitos era indicar esta información en el asunto del e-mail.

  1. La palabra mágica.

Una vez entrevistadas y seleccionadas las postulantes que ingresarían a la empresa, el equipo de The TR Company se encargó de avisar uno por uno a todos los postulantes si habían sido seleccionados o no. Fue algo que nos agradecieron mucho y siento que esto tiene mucho que ver con el respeto por el otro, por su tiempo, por su interés en nosotros. Yo les agradezco a ellos que hayan tenido interés en trabajar con nosotros. Ellos nos agradecieron a nosotros por haberlos tratado con respeto, calidez, amabilidad y profesionalismo. ¡Gracias nuevamente!

  1. Respetar la privacidad y personalizar los envíos

Y por último quisiera pedirles que presten atención a algo que veo muy común en los emails que recibimos últimamente: muchos nos escriben y nos envían sus C.V.s poniendo en copia abierta a muchas otras empresas. Esto no está bien visto. Esto, por un lado, da lugar a Spam ya que están de cierta manera dando nuestro email a cientos de colegas y/o competidores. Profesionales que actúan de esta manera corren el riesgo de ser ignorados al instante, ya que muchas veces los operadores de e-mails los tildan como spammers y filtran sus mensajes al correo no deseado. Por otra parte, da un mensaje de falta de personalización y falta de interés genuino en trabajar para nuestra empresa. El mensaje que uno recibe es que cualquiera te da igual. Y puede que sea cierto, pero no es lo que querés transmitir de entrada a tu potencial empleador.

Esperamos que les sirvan estas reflexiones y humildes sugerencias.

¡Suerte en sus búsquedas y que encuentren un trabajo en el que puedan desarrollarse profesionalmente en plenitud y trabajar con felicidad!

*CEO de The TR Company (cfarber@thetrcompany.com)

Tal vez te puede interesar:

lecciones de inglés gratuitas